Facebooktwitterlinkedinmail

La energía eléctrica se ha convertido en parte importante de la vida moderna, acompañando a todos en su día a día. Y en nuestro hogar, es un servicio básico y necesario.

Es por ello que las empresas encargadas de prestar el servicio de energía han elaborado herramientas para facilitar la conexión, así como el desarrollo de diferentes fuentes de energía. Con el objetivo de estar más cerca de sus clientes y prestar un mejor servicio, han decidido incorporar la tecnología AMI (Infraestructura de medición avanzada).

Si deseas conocer más detalles sobre el sistema AMI, te invitamos a leer a continuación.

¿Qué es el AMI?

La infraestructura de medición avanzada (AMI), se refiere a todas las redes y sistemas que miden, recolectan y analizan el uso de la energía. Estos interactúan con dispositivos como los medidores inteligentes de electricidad, que poseen la capacidad de gestionar toda la información recolectada y tomar decisiones.

¿Cómo funcionan los medidores inteligentes?

Los sistemas de medición inteligente son capaces de brindar información en tiempo real, normalmente son propiedad de las empresas encargadas de prestar los servicios. La arquitectura de estos está conformada por cinco partes esenciales:

  • Unidad de medida (medidor, visualizador, dispositivo de des/conexión)
  • Unidad concentrada (concentrador de datos).
  • Sistema de Gestión y operación (Meter Data Management MDM).
  • Comunicaciones.
  • Seguridad.

Juntos logran una comunicación bidireccional de alta velocidad, capaz de contribuir con el uso confiable y eficiente de la energía eléctrica.

Aseguramiento de ingresos

Las redes inteligentes, en conjunto con las tecnologías de medición avanzada han logrado abrir un montón de posibilidades. La generación distribuida, el control de carga, las mediciones remotas, vehículos eléctricos y otros.

Además de ser la base para la creación y control de otros sistemas, el AMI reduce la pérdida de dinero y ayuda a concientizar al usuario el mejor uso de la energía eléctrica. Esto gracias a que captura el consumo exacto,y calcula pérdidas de energía no técnicas que ayuda a la detección de fraudes y robos energía. Sin lugar a duda, usar tecnologías de medición avanzada puede ser bastante provechoso.

Beneficios de la implantación del AMI

Una gran cantidad de beneficios se obtienen al realizar la implementación de los sistemas de medición avanzada. Principalmente, brinda la oportunidad de que los clientes residenciales, comerciales, y/o industriales desempeñen un papel activo en el funcionamiento de la red eléctrica, reduciendo o cambiando el uso de electricidad durante algunos periodos. Logrando así una respuesta inmediata a cada una de las variables detectadas.

Otros beneficios:

  • Controlar el uso de la electricidad.
  • Conocer el nivel de consumo cuando lo desee y controlar el gasto.
  • Validar la calidad del servicio.
  • Aumenta la efectividad en la administración de los recursos.
  • Mejor manejo de las necesidades de los clientes.
  • Ayuda a evitar las pérdidas no técnicas.

Posibles Barreras

Desafortunadamente, pueden surgir algunas barreras estratégicas, operacionales y sociales ante la incorporación de medidores con tecnología AMI. Algunas de ellas podrían ser:

  • Tarifas inelásticas a la demanda que no permiten visualizar el beneficio para la empresa y el cliente.
  • Dudas sobre el manejo de datos, propietario del medidor y regulaciones.
  • Dificultad en las comunicaciones.
  • Desconocimiento de la importancia y beneficios del AMI por parte del usuario.

Presente del AMI

Las empresas encargadas de la distribución de energía han enviado a sus empleados una vez al mes, de hogar en hogar, para obtener los datos recopilados por los medidores, esta actividad manual ha disminuído considerablemente, debido a que no ha sido del todo efectivo y en muchas oportunidades se han presentado problemas con los clientes por las mediciones imprecisas. Además, las empresas han llegado a sufrir pérdidas, altos costos de operación y menor mantenimiento en sus servicios.

Es por ello que podemos decir que el AMI se ha convertido en una herramienta para que las empresas puedan realizar su trabajo de una manera más eficaz, realizando una lectura rápida de los datos.

Todo esto ha permitido el cobro en tiempo real, dispositivos de conexión y desconexión automáticos. Gracias a ello se han reducido las pérdidas, el robo de energía y se ha establecido una mejor comunicación entre cliente y los prestadores de servicio.

Acciones y avances en Colombia

En Colombia se busca que la medición avanzada sea el pilar para empoderar al usuario, contribuyendo a hacer un uso confiable y eficiente de la energía eléctrica. Para transmitir esta misión y hacer que su funcionamiento sea efectivo, se han tomado ciertas medidas al respecto:

Comisión de Regulación de Energía y Gas (CREG)

La Comisión de Regulación de Energía y Gas se encargó de instaurar una serie de obligaciones en Resolución MME 4 0072 de 2018. A través del análisis, estas normas y metas se fijaron con el objetivo establecer la regulación para implementar el AMI, considerando los beneficios y los costos para cada una de las partes.

Empresas

En colombia ya hay varias empresas desarrollando y aplicando sus planes de implantación de sistemas de medición avanzada. Entre ellas, tenemos a  SOPESA, ELECTRICARIBE, EMCALI, que ya tienen metas establecidas para dar paso al mejoramiento del servicio, gestionar pérdidas y ofrecer más poder al usuario.

Por otra parte CELSIA  ya ha instalado 6.800 medidores AMI, y tienen como meta instalar 105.000 medidores (2018). Asimismo, ENEL, ya ha instalado 42.500 medidores de forma gratuita en Bogotá y Cundinamarca. (Vía: Colombia Inteligente http://bit.ly/2VSghID)

¿Qué se espera para el AMI?

La industria eléctrica en el mundo se encuentra en busca de la diversificación de las fuentes de energía, la operación eficiente y el ahorro energético. Para ser logrado se necesita ayuda de grandes tecnologías, donde las Smart Grid (redes inteligentes) y la tecnología AMI permitirán el cambio en los modelos de negocios. Gracias a estos las empresas, los clientes y la sociedad en general podrá gozar de un excelente servicio y aprovechar al máximo sus capacidades.

Futuro del AMI en Colombia

Las metas establecidas por la CREG son claras. Se espera que para el 2030 el 95% de los usuarios ubicados en zonas urbanas (12 millones) y el 50% de los usuarios de zonas rurales (2 millones), posean sistemas de medición avanzada.

Además, siguiendo dichas regulaciones,  se busca que cada una de las empresas que prestan el servicio eléctrico incorporen medidores con la tecnología AMI. Con esto dichas empresas mejorarán el manejo de la electricidad y millones de usuarios colombianos tendrán la oportunidad de informarse desde las plataformas web, aplicaciones para telefonía móvil o monitores exclusivos.